Páginas vistas en total

lunes, 1 de abril de 2013

Tu pasado quedó marcado en tu piel

Despierta. Despierta pensando en que él será lo primero que vea. Su sonrisa sus labios.
Abre los ojos. Nada. Cierra los ojos de nuevo, hace fuerza para no llorar, pero está siendo realista, él ya no esta aquí.
Está sola en la cama, la habitación está hecha un desastre todo tirado por el suelo, y es que después de tanto, después de dos años enteros, todo el cuento, todo su mundo se derrumba al ver un mensaje de texto.
¿No era lo suficientemente guapa para él? ¿O lo suficientemente simpática?

-¡Fea!-Se grita delante del espejo.

-¡Gorda!- Volvió a gritarse.

Tiene que reprimir sus lágrimas, sabe que dentro de unos minutos sus padres se despertarán y tampoco quiere llamar la atención y mucho menos que ellos se enteraran que su novio y ella lo han dejado. Bueno... él la ha dejado.
Sube la mano y con toda la fuerza rompe el cristal. Nota como la sangre va cayendo gota a gota y se siente bien. Se siente bien, agusto.
Prometió no volverlo hacer, se lo prometió a él, pero él ya no era nada. Cogió un cacho del cristal roto y no tuvo más que cortarse. Corte a corte.
Todo esto recordaba Gema, su adolescencia le dejó marca. Marca en la piel.
Ahora ella era feliz al lado de personas que la quieren. Pero ese pasado ya no se borrará.

Corta tus problemas no tus muñecas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario