Páginas vistas en total

lunes, 1 de abril de 2013

El libro que creí infinito

El libro que creí infinito, lleno de páginas alegres, ha llegado a su página final y con un desenlace fatal.
“Un libro se acaba aunque sea el mejor”, es parte de la letra de una canción que solía escuchar, ahora es la frase perfecta para poder calmar este dolor.
Creía conocerla, siempre creí tener la habilidad de conocer a las personas con tan solo una charla, siempre acertaba pero ahora todo ha cambiado, he perdido la confianza en mi supuesta “habilidad” desde que supe que desde hace años venía traicionándome.
¿Cómo no pude notarlo antes?, miro hacia atrás y solo puedo sentir indignación hacia mi persona, porque ahora me doy cuenta de que siempre fue así, siempre me dio pistas solo que yo los ignoraba y las tildaba de “pequeños errores” y continuaba perdonándola.
Todo el mundo teme quedarse solo algún día. Cuando todo terminó, creí que eso no me pasaría gracias a las personas que siempre tengo a mí alrededor, no importa cuan feliz me muestre, puesto que últimamente he estado sola y ahora sé que las persona no temen quedarse solos, temen perder a alguien que les cause la sensación de estar solos.
Jamás he estado triste por alguien que no fuese mi familia; ¿chicos? Sé muy bien que mis relaciones amorosas de ahora son libros de pocas páginas y siempre estoy preparada para cerrar el libro cuando sea oportuno, pero jamás olvidare que el final del libro que más quise, fue el que más me dañó y ahora solo me queda superarlo y aprender la lección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario