Páginas vistas en total

viernes, 16 de noviembre de 2012

Sueños rotos

Esto es lo último , he perdido la cabeza en estos últimos ocho meses, desde el momento en que me abandonaste, durmiendo solo de 11 a 4 de la mañana, desde que me dejaste, los latidos de mi corazón fueron consumidos por el dolor y mis pensamientos estuvieron ahí, hundiéndose en la depresión.

He llorado, sí ¿cuantas noches? realmente perdí la cuenta, mis lágrimas cayeron como gotas de lluvia ¿No las escuchaste caer? Cada noche hundiéndome en el olvido, perdiéndome en mi cama, no creo que esto esté bien, mis días se vuelven cada vez más pesados convirtiéndome en la mejor... La mejor de las perdedoras, desde aquel día en el que te marchaste.
Todos intentaron decirme que nunca me hiciste bien, todos intentaron decirme que era mejor estar sin ti ¡Por favor! Intenté con todo, cada día, cada noche ¡Lo intenté! Solo conseguí que mi alma deseara caer una vez más.

Solo te importó romper mi corazón y seguir jugando con cada pedazo de él, bien solo pido una última cosa en esta carta: ¡No vuelvas nunca más! Ya empecé a caminar sola de nuevo.

Por ti

Hola. Sé que no me vas a contestar, ni siquiera estás aquí para oír lo que tengo que decir. Pero he imaginado tantas veces que seguías a mi lado que hablarle a tu espejismo me distrae un momento de la realidad, consigo desahogarme por unos minutos.

Me pregunto si te acuerdas de mi. De ese mes de septiembre, cuando nos conocimos. Tus ojos me llamaron la atención desde el primer momento. Verdes, mi color favorito. Brillaban por si solos. No sé por qué te acercaste a mi, no era la más guapa, ni la más lista que iba tras de ti, pero me escogiste.

Te creí cuando me dijiste que no derramaría una lágrima por ti. Te creí cuando me dijiste que siempre estarías ahí para mi, pasara lo que pasara. Te creí cuando me dijiste que me querías, que sería la única para ti. Te creí en todo, fui demasiado inocente. Fui demasiado ilusa.

Y aquí estoy ahora, llorando, como llevo haciendo estos últimos meses. Sola, destrozada, con el corazón vacío y los sueños rotos. Ahora sé que no me querías, que solo era algo pasajero. Que nuestra película no era un romance, sino una tragedia. Y ya está sonando la música del final. Música triste, cuando los protagonistas ya no se vuelven a ver. Nunca quise este final.

Quiero encontarte

"Quiero encontrarte" le susurro a la almohada después de uno de esos sueños que siempre me dejan sin respiración. En ellos apareces tú, te veo, te toco, te beso, me besas... y todo es perfecto.

Repito: Quiero encontarte

¿Qué es el amor?

El amor se describe de distintas formas y palabras, pero ninguna es suficiente para abarcarlo todo.

Cada persona opina diferente sobre ese sentimiento tan extraño y en ocasiones, doloroso, alegre, desesperante, hermoso, mágico y horrible. El amor nos puede hacer parecer que estamos en las nubes, como que estamos en un pozo oscuro…

Los científicos lo describen como una reacción química, de tus hormonas, con algo de otra persona, se cree que es el olor corporal, pero no es seguro porque cuentan otras cosas como el físico, la personalidad, la voz y la educación. El caso es que "el flechazo" existe biológicamente y no te puedes deshacer de él cuando quieras, te quedas colgado y ya está.

Para una persona enamoradiza es un no tengo ganas de comer, ni de estudiar, ni ganas de hablar con nadie, solo de pensar, hablar y estar con esa persona. La sensación de estar colgada es tan cegadora que aunque te rechacen no sufres, porque cualquier cosa está bien, duele pero no tanto y se pasa con los meses, pero algo te queda en el cuerpo para siempre.

Quisiéramos poder controlarlo, pero no se puede, aparece, te cuelgas de alguien y no ves más allá, ya puede ser un gnomo, un monstruo o un ángel. Vendrá el flechazo y verás que mal se pasa si no te corresponden y que bien si lo hacen, aunque te quedas atontada en ambos casos. Además siempre está el pensamiento positivo que es: el que te rechaza hoy te busca mañana y al revés.

Para una persona que no cree en el amor, que no lo comprende, piensa que eso es de ciegos. Y acierta porque el amor no entiende ni de edades, ni razas, ni culturas, pero cuando ves a esa persona, la tienes a tu lado, te da igual que se acabe el mundo mientras sigas a su lado, es un sentimiento hermoso cuando lo comprendes y lo sientes. Al enamorarte ya no es la tierra la que te mantiene, sino la persona a la que amas.

Tal vez no pueda expresar todo el amor que siento por ti en esta carta, porque no es suficiente.

Yo he acabado cayendo a su embrujo gracias a ti, tú eres esa persona especial a la que mi corazón eligió hace poco tiempo.

Tú+Yo

Me miro en el espejo. Veo mi rostro, mi nariz, esa que tanto me acomplejó, ahora me parece bonita. Mis labios, pequeños y apenas notables, llevan muchas palabras sin decir, y han estado mucho tiempo sin sonreír... pero gracias a ti han vuelto a hacerlo.

Puedo ver un montón de defectos en mi rostro y un montón de virtudes en mi corazón. Lástima que son muy pocas las personas que ven las virtudes del corazón, todos se fijan en la apariencia, como si sólo con ella pudieran conocerte.

-Tal vez sería bueno poder ver el corazón de las personas- pienso en voz alta- aunque, tal vez sea aún más doloroso, pues podríamos saber cuando las personas que amamos y apreciamos sólo quieren utilizarnos y sacar beneficios para ellos mismos. Seguro que por eso Dios no nos permite ver los corazones de los demás.

Miro mis manos, una está cerrada en puño, y la otra está abierta. En mis uñas se pueden ver el rastro de la última vez que las pinté, y en el dorso de mi mano se pueden apreciar unos escritos hechos con tinta. Esos escritos que sólo tú podrías descifrar.

Quisiera que pudieras tomar de mis manos y caminar conmigo, pero sé que no puedes, así que me conformo con oírte y verte en mis sueños.

Porque tú me enseñaste que debo aceptar lo que no se puede cambiar, a quererme y valorar mi vida, a confiar en Dios, a valorar a los demás y nunca rendirme por más adversidades que puedan presentarse ante mí.

Aún me sorprende que seas más extraño que yo. Que mantengas el silencio cuando quiero que me hables de ti.

Admiro la belleza y sabiduría que hay en tus palabras. Te admiro.

Me dijiste que nunca deje de sonreír ¿te acuerdas?, deberías verme, soy una sonrisa andante. Y no quiero mentirte, tengo cambios de humor repentinos, y me pongo triste por lo de siempre, aún sabiendo que no te gusta. Pero no puedo evitarlo, soy humana ¿no?

Me aconsejaste que todo lo que haga lo haga con amor y dedicación, ¿recuerdas? , deberías ver cómo aún con dolor de cabeza, tristeza y enfermedad cumplo mis obligaciones. Tampoco te quiero mentir sobre esto, soy muy olvidadiza, y a veces molesto a los que están a mi alrededor. Sé que no te agrada, pero no puedo evitarlo.

Aún me cuesta mirar al espejo y sonreír satisfecha conmigo misma. Aún sigo, erróneamente, comparándome con los demás. Sigo siendo como antes, la que prefiere leer una buena novela a estudiar. Y sé que no te agrada del todo algunas actitudes mias. Créeme, a mi tampoco me agradan.

Sé que no te gusta que me torture a mi misma, sé que ello no me hace bien. Sé que no te hace bien. Pero no puedo evitarlo. Yo no puedo evitarlo.

Tú si. Por eso te busco todo el tiempo, te escribo aunque no lo leas, por eso intento pensar una respuesta que resuelva el porqué no estás cuando quiero que estés. ¿Comprendes, ahora, porqué me vuelvo loca cuando no estás? Espero que sí lo comprendas, si no, serían en vano estas letras tan mal acomodadas.

Vuelvo a fijar mi atención en el espejo. Una lágrima ha corrido por mis mejillas. Pero no te preocupes, es de felicidad.


Por: Pensamientos al anochecer

martes, 13 de noviembre de 2012

Peca, pero de inocente

Si vas a pecar que sea de inocente , de callar con un beso , de evitar lo evidente , quejarse de placer y hacer de tripas corazón , perder la razón porque el corazón a veces se siente en el vientre !

Poco que contar

La verdad es que voy a rebosar de exámenes y no es que me estén saliendo muy bien, tengo que ponerme las pilas porque ya es tercero, es difícil pero con empeño se pasa. ESTOY MUY ESTRESADA!!!!!!

Quiero que acabe el curso y aun me queda mucho, lo peor es que tampoco tengo tantas ganas de que acabe, me gusta ir a clase porque me río mucho, demasiado diría yo, los chicos están majaretas. Lo peor es que no se nada de mi mejor amiga, no me cogen el teléfono ni na, uno que yo conozco que va al mismo instituto dice que no la ve, estoy preocupada, bueno, ya veremos...

sábado, 3 de noviembre de 2012

Blancanieves y la leyenda del cazador

Blancanieves y la leyenda del cazador

No hay estrellas, ya no hay luz.
En la noche no estás tu.
Haz que suene con fuerza el tambor.
Padre adiós, adiós al Sol.
Calma al cielo, calma al amar.

Las ballenas no han de cantar.
La marea y el silencio volvió.
Padre adiós, adiós al Sol.

Ya no hay luz solo oscuridad.
Blanco y negro son la verdad.
Esta es la distancia después de la unión.
Sufre tanto el corazón.

Las ballenas no han de cantar.
La marea siguiente volvió.
Padre adiós, adiós al Sol.